Els peixaters de la Mediterrània

El nombre de este recomendable local lo dice todo sobre lo que hallamos tras sus fogones: pescados de excelente calidad y un surtido de arroces marineros.

Cuando Nass, el propietario de Els peixaters de la Mediterrània, decidió abrir hace cerca de nueve meses el establecimiento tenía un objetivo claro, fruto de muchos años dedicado a la restauración en Barcelona.

Quería hacer una cocina marinera basada en una materia prima fresca y de calidad, elaborada a la manera tradicional, sin excesivas estridencias, con el claro fin de ajustar los precios.

Nass partía de la acertada base de que un buen pescado no necesita parafernalia alguna, basta con una cocción ajustada, ya sea al vapor, a la plancha o frito, sin salsas o aliños que enmascaren el sabor de un producto de calidad.

Con esta premisa nació en el frente marítimo del Poblenou, en una agradable zona a pie de mar, este local de estética marinera y concurrida terraza, cuya carta ofrece una variedad de pescados cuya oferta varía en función de los caprichos del mar (cada día se compra el pescado fresco en el puerto). Mención aparte merecen sus arroces, que ya congregan a una parroquia de fieles que sabe distinguir un buen arroz de la cantidad de sucedáneos engaña-guiris que esta ciudad nos ofrece (su arroz con bogavante es excepcional, aunque no podemos dejar de mencionar el popular arròs peixaters, a la cazuela con pescados blancos como merluza, rape y mero).

Pero pescados y arroces no son los únicos protagonistas de una carta en la que también encontramos ensaladas (cuyas materias primas se eligen con el mismo criterio de calidad que sus pescados), tapas, pasta, risottos y un variado apartado de sugerencias en el que hallamos desde queso provolone con anchoas y aceite, un surtido de quesos o unas gambas de Palamós.

Una carta de vinos con 30 referencias a precios igualmente asequibles, y sencillos postres como queso con membrillo o yogur griego con miel completan la oferta de un restaurante muy recomendable, que ha sabido ganarse a su clientela a base de buen hacer, honestidad y unos ajustados precios.

Por Laura Conde